Klopp

El revisionismo de figuras que hoy son leyendas (porque Ramos es un jugador absolutamente legendario) creo que nos hace desvirtuar lo que fueron. Ramos fue titular de lateral en España y el Real Madrid “porque tampoco había otro” (hablando, claro está, siempre del nivel élite o súper élite tratado en este debate). Desde el inicio, tanto por las tendencias que conllevaban las características de su juego como por su complexión física y el desarrollo previsto de la misma, quedaba claro que debía ser central y que como lateral no era (ni sería) ni TOP5 de la posición -por la evidente imposibilidad de lo anteriormente comentado (era un jugador potente pero pesado, al que le costaba recuperar la posición una vez rebasada la suya, su golpeo es más adecuados para hacer envíos frontales que para habilitar desde banda, etc…-, cosa que es evidente que sí es Carvajal desde prácticamente el año del debut en el RM y sí es Ramos como central.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Carvajal ha hecho partidos dominantes con los 26 años que tiene (tienes razón no son 25 tenía la idea de que los cumplía empezada la siguiente temporada, pero no varía el punto: mi intención no fue decir que es una joven promesa si no un jugador al que todavía le quedan, por tema de disponibilidad física, en teoría, su 15 mejores partidos por delante), con el que tenemos que retrotraernos a los mejores de la década para encontrar cosas parecidas a esa edad.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Lo dicho, estoy convencido de que con Carvajal sucederá que cuando pasen los años y el tiempo ponga las cosas en su sitio la visión general del período actual y el visto hasta ahora por Dani se ajustará más a la realidad de lo que, en términos genéricos, sucede actualmente. A mí me parece un jugador gigante que se hace aún más grande en ‘el partido.
Con Philippe Coutinho en la plantilla, el protagonismo de Sadio Mané y Mohamed Salah no estaba tan definido como cuando, a partir del mercado invernal, el crack brasileño fichó por el Barça. Con Coutinho Klopp tenía dos opciones: correr o parar. Es cierto que el hoy culé fue utilizado en muchas ocasiones como interior izquierdo, lo que dio un evidente valor añadido al rival del Real Madrid a la hora de enfrentarse ante rivales replegados y que no tenían intención de dividir la posesión. Pero más allá de eso, el brasileño representaba un cambio radical de registro si actuaba como extremo izquierdo.
Esa estructura modificaba el comportamiento de muchas piezas del tablero. Empezando por el recorrido del interior izquierdo red, generalmente Emre Can, que acababa en posición de remate con mucha frecuencia estando el brasileño en ese rol de extremo izquierdo. Además, Firmino también veía modificada su movilidad, ya que el apoyo pasaba a ser mucho más lateral que en un carril central en la que influencia de Coutinho era evidente. A eso había que sumar la intimidación que generaba en el rival, que tenía también que enfocar la marca de uno de los extremos reds al medio campo y no a defender un posible pase al espacio.